RANSOMWARE


ransomware

Llevar una floristería no es nada fácil y menos en época de bodas, bautizos y comuniones. Un momento del año en el que Vicente, siempre amenazaba con cogerse la jubilación anticipada. A sus 63 años, ya había vivido muchas primaveras estresantes, pero el negocio iba muy bien. La suya, era una floristería que su bisabuelo fundó en 1925 y que, desde entonces, no había parado de crecer.

Era sábado 25 de mayo de 2019, Vicente nunca lo olvidará. Como de costumbre, estaba con el ordenador. Lo primero que hacía siempre antes de abrir la tienda, era organizar las entregas que había durante el día. Iba a ser una jornada ajetreada, de esas que no acaban nunca. Había que ponerse cuanto antes manos a la obra.

De repente, en la bandeja de entrada del email de Vicente entra un nuevo correo con un asunto cuanto menos escalofriante: “facturas pendientes de cobro”. Lo enviaba un antiguo proveedor con el que hacía tiempo que no trabajaba.

Su ritmo cardíaco se aceleró y por unos instantes volvió a pensar en lo bien que le vendría cogerse ya la jubilación. Vicente sin pensárselo más hizo clic en el email, quería saber qué le estaban reclamando.

Cuando leyó su contenido, ¡no daba crédito! Le estaban reclamando 15.000€. ¡Se trataba de una confusión! ¡De eso estaba muy seguro! Había un archivo adjunto en el que podía ver las facturas pendientes. Vicente se lo descargó inmediatamente. En el interior podía ver las facturas de forma más detallada: rosas, tulipanes, crisantemos y peonías. ¡Eso no podía ser! Además, las peonías siempre se las proporcionaba un proveedor muy antiguo que tenían desde 1981. ¡Era un error! El lunes se pondría en contacto con ellos para aclarar este desagradable asunto.

Vicente se levantó apresuradamente del ordenador y comenzó a preparar con una agilidad que solo dan los años, el primer ramo de novia de la mañana.

Después de muchos ramos, centros de mesa, decoraciones de iglesia y muchas otras ventas en tienda, Vicente da por terminado el día. Pero algo fuera de lo habitual sucede hoy. En la pantalla de su ordenador aparece un mensaje muy extraño en inglés y que no le deja acceder a su información.

Vicente, inmediatamente llama a su hijo que también se llama Vicente, él seguro que sabe arreglarlo, controla mucho de ordenadores y domina el inglés.

Pero ¿papá qué has hecho? Fue lo primero que dijo su hijo llevándose las manos a la cabeza. Su padre se defendió diciendo que no había hecho nada. Desde las 8 de la mañana no tocaba el ordenador.

Esto es un ransomware, dijo Vicente mirando a su padre fijamente a los ojos.
“Nos han instalado un programa malicioso y nos han secuestrado toda la información. Nuestra cartera de clientes, direcciones, pedidos pendientes ¡Todo! Los secuestradores nos piden que paguemos 3.000€ en bitcoins en el plazo de 72 horas y ya solo nos quedan 65 horas para hacer efectivo el pago o perderemos toda la información para siempre.”

¿Cómo podía haber sucedido? ¿Cómo habían accedido a su ordenador? ¿Por qué a la Floristería Vicente? ¿Cómo vamos a conseguir los bitcoins esos? Su hijo le dijo que estaba casi seguro de que el malware se había instalado en el sistema cuando se descargó el archivo del email en el que le reclamaban dinero.

¡El padre no entendía nada! Lo único que sabía es que había que pagar el rescate inmediatamente, al día siguiente tenían 7 bodas y una de ellas era muy importante, ¡se jugaba la reputación del negocio!

Su hijo intentó persuadirle de que no lo hiciera, que llamaran a la policía, pero Vicente, quería acabar con este tema cuanto antes. Era ya la 1 a.m. y necesitaba toda su información, estaba a punto de tener un ataque de ansiedad.

“¡En cuanto salgamos de esta, me cojo la jubilación!” No paraba de repetirlo una y otra vez.

Finalmente, pagaron el rescate en criptomonedas a las 5 a.m. Un amigo de Vicente (hijo), tenía bitcoins y se los dio para que liberaran la información y pudieran hacer frente a todas las entregas del domingo.

No volvieron a tener noticias de los ciberdelincuentes. Se esfumaron y con ellos todos los archivos de la Floristería de Vicente. Esto iba a ser su ruina y su jubilación forzosa.

 

Si no quieres protagonizar una historia parecida, lee atentamente esta información:

Sigue nuestras historias virtuales desde el siguiente enlace.



CSIRT-CV ha realizado una campaña para dar a conocer concienciaT

«No cierres los ojos a la ciberseguridad, descubre concienciaT»

Es el título con el que CSIRT-CV...

Hoy comienza la segunda edición de los cursos online de seguridad que imparte CSIRT-CV en 2019
Los cursos se imparten a través de la plataforma SAPS?.

 

El plazo de matriculación está abierto hasta el 5 de...

Infografía consejos ciberseguridad entornos sanitarios
Desde esta página puedes descargar la infografía con consejos de ciberseguridad a tener en cuenta en los Entornos Sanitarios,...
Infografía con consejos de seguridad sobre dispositivos IoT
Desde esta página puedes descargar la infografía con consejos de ciberseguridad, dedicada al «Día Internacional de Internet de las...
Delitos Tecnológicos

Microcurso de seguridad publicado por CSIRT-CV en el que se pretende que el alumno conozca los diferentes delitos informáticos conocidos...

Juegos online

Microcurso de seguridad publicado por CSIRT-CV, en el que se trata el tema de la seguridad en los juegos online.

El objetivo...

Historias virtuales para no dormir

La finalidad de esta campaña es lograr que el lector pueda sentirse identificado con las diferentes situaciones que se...

No cierres los ojos a la ciberseguridad, descubre concienciaT

Finalizada ya la campaña para dar a conocer todos los recursos que tenéis a vuestra disposición en este portal...

Seguridad en Unix RedIRIS (A.Villalón)

En esta ocasión traemos la guía desarrollada por Antonio Villalón para RedIRIS que trata sobre seguridad en sistemas Unix

Para...

Ciberseguridad en comercio electrónico. Una guía de aproximación para el empresario por @INCIBE

Guía de INCIBE para empresarios con las pautas básicas de ciberseguridad para su tienda de comercio.

Toda la información al...